La boda de Cuento de Cris y Moi



    La boda de Cris y Moi fue como las que leía cuando era pequeña ( y todavía azul) en mis ratos libres entre viaje y viaje con mi antigua familia.

     Recordando esta preciosa boda y, para que os vayáis haciendo una idea de como fue, os diré que fue como una recreación de la película "La Princesa Prometida". Os acordáis? Qué película más bonita, verdad? 
    Pues seguid leyendo que veréis la de cosas sorprendentes que me encontré en esta boda.


     La ceremonia y el convite fueron en el Restaurante Arbesú, que fue exquisitamente decorado por María, la Encargada de eventos del restaurante y con decoración floral de nuestros queridos Pando Floristas.


   Como véis, la ceremonia fue al aire libre.

   Los invitados, a medida que iban llegando, eran recibidos con sidra y limonada y con música de fondo de un grupo de gaita y tambor, para amenizar la espera de la llegada de la novia.

    La novia llegó al altar, preciosa, vestida por Adriana Alier para Rosa Clará y peinada por Gerclem Peluqueros de Gijón.

    La ceremonia fue muy emotiva y tuvo su punto álgido en la entrega de anillos que, para sorpresa de todos, fueron entregados a los novios por un águila que sobrevoló a todos hasta posarse en manos del novio.
   Para terminar, los novios hicieron la ceremonia de la arena y, despedidos por sus invitados, con una lluvia de arroz, se dirigieron a un rincón precioso donde les esperaba un caballo blanco.

    No me digáis que no es de cuento? 
    Y ya, en el cóctel, aparecí yo para deleite de los invitados, que se lo pasaron en grande haciéndose fotos conmigo y con los novios.

    Además, hicieron un "video confesionario" en mi saloncito, como en Gran Hermano y lo llamaron "La Gran Boda"
 

     Madre mía lo que me divertí con todos!!! 
    Después de la maravillosa comida, servida por el Restaurante Arbesú, los novios inauguraron el baile con una coreografía de "Armageddon" que rompieron con un popurrí super gracioso que volvió locos a los invitados.
 
   Ya por la noche, los novios se hicieron mutuos regalos tan emotivos que todos, incluidos los invitados, lloraron a lágrima viva.

     Moi es un gran aficionado a los rallies así que, Cris consiguió que los campeones de rally de España grabasen un vídeo contándole que le darán un curso de conducción personalmente, además de regalarle una camiseta firmada por ellos.

    Moi no daba crédito! 

    Por su parte, él, sorprendió a Cris llevando a la fiesta a su cantante favorito, Belo y los susodichos, que cantó para ella y con el que pudo disfrutar de un rato de charla.


   Como veréis la boda fue un auténtico cuento, de esas películas que veíamos de jóvenes y que nunca pensamos tener, verdad? 


Os enseño alguna foto más para que veais lo guapos que estaban.

Las fotos son de Omar Pardo

 
     Muchísimas gracias, Cris y Moi, por dejarme disfrutar de un día tan maravilloso y original. 
      Nunca olvidaré vuestra boda!! 

       Que seais muy felices!!


      Un besote!